Tesis y Trabajos de Grado

¿Cómo categorizar una investigación?

El categorizar una investigación es una de las cuestiones más importantes a la hora de desarrollar la tesis o trabajo final de grado, si bien esto puede parecer banal o incluso algo de “relleno” la inclusión de esto puede marcar la diferencia y rigurosidad de una tesis.

¿Qué tener en cuenta a la hora de categorizar una investigación?

La categoría de las investigaciones debe ser un concepto el cual debe tenerse claro desde el principio para poder definir la aplicación de la metodología que se va a seguir, además es necesario que, se mencione en repetidas ocasiones el enfoque desde cual se aborda el fenómeno, esto con dos propósitos concretos. Primero, facilitar a quien lo lea la comprensión y perspectiva de la investigación y, segundo, hacer más fácil de buscar entre la literatura relacionada.

Por lo cual, es importante que desde el “resumen o abstract” del documento se presente la categoría de la investigación. Para poder establecer la tipología autores como Hernández, Fernández & Baptista (2010), “cuando se habla sobre el alcance de una investigación no se debe pensar en una tipología, ya que más que una clasificación, lo único que indica dicho alcance es el resultado que se espera obtener del estudio”. De manera que, si bien la clasificación de los proyectos de investigación son aparentemente una formalidad o un requisito más por cumplir, debe aclararse que estandarizar con esta medida permite que los lectores comprendan de manera más intuitiva el propósito (y la utilidad) del documento, lo que en otras palabras quiere decir, mejores calificaciones.

Categorías y metodologías de investigación más comunes

Así pues, dejando de lado lo anterior, se puede pasar a definir algunas de las metodologías más comunes usadas en el momento de categorizar una investigación:

  1. Teórica: Busca desarrollar nuevas teorías, este tipo de investigación se encarga más de proponer nuevos conceptos que de aplicar los ya conocidos, generalmente son proyectos muy extensos y se pueden usar como base para futuras investigaciones, Por ejemplo: El teorema de Pitágoras es un ejemplo de una investigación meramente teórica de la cual, se desprenden aplicaciones en la actualidad.
  2. Aplicada:  Estas investigaciones buscan obtener resultados palpables en lo que respecta al fenómeno, ya sea comprobar la efectividad de una vacuna o incluso la influencia de la oferta monetaria en la producción de un país. Sus objetivos son contundentes y bien delimitados.
  3. Exploratoria: Lo que plantean los estudios categorizados en este ámbito es presentar un primer acercamiento al fenómeno y dar un análisis que permita concluir respecto al mismo, generalmente, este tipo de investigaciones son la unión entre las teóricas (por su innovación) y las aplicadas (por su pertinencia).
  4. Explicativa: Con estas investigaciones hay un fin concreto, determinar las causas y consecuencias del fenómeno que se analiza y específicamente, cómo el mismo reacciona ante cambios en el entorno. Esta investigación es la más utilizada en las ciencias básicas y ciencias sociales como la economía, las cuales buscan hallar determinantes e incidencias.
  5. Cualitativa: En lo que respecta a la información que utiliza la investigación, las mismas se pueden categorizar con base en la cuantificación de la información. De modo que, si las variables adoptadas en el estudio son abstractas y no pueden ser estandarizadas dentro de un número, se consideran de tipo cualitativo, y en ello, se recurre generalmente a investigaciones centradas en la descripción de la información.
  6. Cuantitativa: Se basa en la medición y transformación de variables para obtener resultados y análisis más complejos, los cuales pueden medir probabilidades, distribuciones, causalidades, valores esperados y estimaciones de funciones.

Y ahora ¿Cómo identifico el tipo de investigación que estoy realizando?

Teniendo presente lo anterior, las clases presentadas pueden darte una idea sobre cuál es el desarrollo en el que mejor encaja la investigación que estas realizando. Sin embargo, como te fue mencionado hace poco, la clasificación es una medida que permite comprender mejor el estudio, por lo tanto, si la investigación que realizas toma aspectos de más de una de las categorías mencionadas, no debes preocuparte. Mientras dentro de esta sección de tu documento especifiques (y argumentes) los motivos que te hacen llegar a pensar que tu investigación se complementa con 2 o más categorías, no va a ver ningún impedimento para que la desarrolles, eso sí, procura no incluir demasiadas categorías, tus evaluadores podrían confundirse y desviar la atención de lo que realmente buscas.

Por esa razón es preciso que tengas en cuenta tanto el objetivo general como los específicos, al igual que con las hipótesis, estos van a darte una idea sobre cual es el camino que quieres perseguir en tu proyecto de investigación.

Una vez presentados estos conceptos, clasificar tu tesis o trabajo final de grado (tfg) va a ser más intuitivo y sencillo para ti, e incluso, de ser posible, con el paso del tiempo vas a poder disfrutarlo, por lo que esperamos que esta información te sea de ayuda y te permita desarrollar tu proceso de manera más eficiente. Te recomendamos revisar nuestro post «Cómo plantear las hipótesis de una investigación» en el que podrás encontrar de manera sencilla y clara cómo realizar este proceso sin fallar en el intento. En Munditareas nos preocupamos tanto por tus responsabilidades como por tu desarrollo profesional.

Héctor D. Martínez – Asesor en Munditareas. Economista

Deja una respuesta