Tesis y Trabajos de Grado

¡Que no te engañen con el plagio!

El plagio es una de las conductas más graves que puede cometer una persona dentro del campo académico, pues sus implicaciones no solo están llamadas a tener sanciones de naturaleza disciplinaria, sino que constituyen la comisión de un delito en diversos Estados, como en Colombia (Art. 270, Ley 599 de 2000). Es por lo anterior que al realizar un trabajo escrito, cualquiera sea su naturaleza, se presenta una gran cantidad de estrés frente a la exposición de ideas de otro autor, cuya literatura resulte necesaria para el trabajo que estamos realizando.

En primer lugar, es importante manejar el asunto con mucha calma y responsabilidad. Más de la mitad de las sospechas de plagio pueden ser producto de errores de interpretación sobre las citas, por eso queremos darte algunos consejos para que no te dejes engañar, especialmente de quienes puedan acusarte.

Plagio en la vida académica

Sí, es cierto que el plagio es un problema dentro de la vida académica, que tiene impactos serios sobre otros campos de la vida, pero es importante conocer la forma adecuada de detectar el plagio y determinar cuándo se está ante un delito, o cuándo se está ante una interpretación equivocada y arbitraria de un trabajo escrito.

El plagio se establece como una reproducción de materiales inéditos o publicados, sin la autorización de su autor, con el propósito –tradicionalmente- de atribuirse su autoría. Es decir que quien toma indiscriminadamente información de un artículo científico, una página web, una tesis de grado o un libro, y la transcribe de forma literal dentro de su propio texto sin atribuir el reconocimiento al verdadero autor, está cometiendo plagio. Lo mismo ocurre si se toma una idea de forma específica y no se cita su fuente.

¿Suena abusivo, cierto? Estamos de acuerdo con que esta conducta es realmente grave, por lo que diversos desarrolladores y personas han creado aplicaciones y softwares para detectar el plagio y determinar el grado de originalidad de un documento. Pero no todo está dicho al respecto.

Sistemas anti-plagio

Lo cierto es que estos sistemas pueden ser muy útiles en manos adecuadas, pero si son usados de forma arbitraria o irracional por docentes, directivos e investigadores, pueden causar graves perjuicios en la reputación académica de los estudiantes, e incluso, afectar de forma indebida sus calificaciones.

Es importante tener en consideración que los sistemas anti-plagio normalmente se orientan a la identificación de similitudes entre un documento y la información contenida en la web, empleando diversos buscadores –como Google-. Con base en estas similitudes y la cantidad de palabras del texto que hayas cargado al sistema, el programa determinará un porcentaje de originalidad o un porcentaje de “plagio”. Sin embargo, el problema de estos softwares se presenta cuando los docentes no tienen conocimientos adecuados sobre su uso, no determinan el fundamento de los porcentajes de éste y por lo tanto, terminan inculpando de forma arbitraria a estudiantes que procuraron un adecuado margen de citación.

Al revisar un informe de plagio, es necesario verificar que la información similar hallada en línea, coincida literalmente con la que se encuentra en el documento, además de si ésta fue citada o no por el estudiante. Así mismo, es importante resaltar que algunos programas identifican palabras de uso común, por lo que arrojan informes irracionales, en los que términos como “todos”, “camino”, “hablar”, “psicología”, entre otras expresiones sin cohesión ni coherencia con ideas específicas de otros autores, terminan siendo interpretados como plagio. Esta pesadilla puede exponerte al riesgo de ser sancionado o multado.

Munditareas te ayuda a evitar el estrés

En Munditareas te recomendamos hacer pruebas constantes con los documentos que redactes, para determinar en qué grado de compatibilidad o similitud te encuentras con la información que se encuentra en la web. Así mismo, te recordamos mantener la calma si tu caso es uno de los errores que enunciamos, para que puedas hablar de forma acertada con tu docente u maestro, con el propósito de explicarle el error. También te sugerimos que, en caso de no ser atendido por tu maestro, exijas una segunda calificación con otro superior dentro de tu establecimiento académico. Si estás en la universidad, acude a tu decano o jefe de área, seguramente tendrás todo su respaldo.

Finalmente, te recordamos que la asesoría y asistencia de Munditareas no constituye delito, y que la autoría de los documentos asistidos por contrato con nosotros, siempre será tuya. No dejes que tu vida académica se vea frustrada; oriéntate, conserva la calma y exige siempre tus derechos.

El plagio es un problema, no dejes que los programas anti-plagio se conviertan en otro.

Por  Johan Andrés Benavides

Deja una respuesta